Krusty el payaso es inocente; Sideshow Bob es el culpable

Este martes, un niño de 10 años ha sacado a relucir las vergüenzas del sistema judicial de Springfield al demostrar en directo en un programa de televisión que Krusty el payaso es en realidad inocente del delito de robo a mano armada por el que había sido condenado y que su compañero Sideshow Bob es en realidad el auténtico culpable que había llevado a cabo una elaborada trampa para conseguir que condenaran al payaso.

Bart Simpson, como se llama el joven de 10 años que ha protagonizado esta hazaña, se encontraba entre el público del nuevo programa de Sideshow Bob cuando éste ha decidido entrevistarle porque le parecía que el niño estaba preocupado por algo. Cuando el nuevo showman se ha interesado por su estado de ánimo, el joven ha expresado su preocupación porque creía que a Krusty le habían tendido una trampa y ha comentado los indicios que le llevaban a pensar así tras una investigación llevada a cabo por él y por su hermana.

El joven ha comentado que en la grabación del robo se veía cómo el ladrón utilizó el horno microondas en el Badulaque, pero Krusty no podía acercarse a él ya que llevaba un marcapasos. Además, en el vídeo también se veía cómo el ladrón leía una revista a pesar de que en el juicio hemos sabido que Krusty es analfabeto.

Al escuchar las sabias palabras del pequeño, Sideshow Bob ha tomado la palabra para intentar desviar la atención de los espectadores, pero entonces el chico ha tenido una revelación y ha encontrado la prueba definitiva que demostraba que el verdadero culpable del robo fue el propio Sideshow Bob disfrazado de Krusty. “¡Un momento! ¡Tú lo hiciste!”, ha exclamado Bart enérgicamente interrumpiendo a Bob, y a continuación ha tomado el micrófono para explicarle a la audiencia que en el vídeo también se veía cómo el ladrón se quejaba tras recibir un pisotón en sus grandes zapatos, pero los pies de Krusty son pequeños a pesar de que normalmente lleva zapatos enormes, mientras que los pies de Sideshow Bob sí tienen el tamaño para llenar esos enormes zapatos. Mientras decía esto, el niño golpeaba con un mazo los pies de Bob y éste se retorcía de dolor en el suelo maldiciendo al pequeño.

Tras este impagable espectáculo televisivo, la policía de Springfield ha procedido a la detención de Sideshow Bob, que en el misma puerta de los estudios de televisión ha confesado ser el autor de la trampa tal y como ha demostrado Bart Simpson en su programa.

A continuación, Krusty el payaso ha sido puesto en libertad y ha recibido en persona las disculpas del jefe Wiggum y del testigo que le apuntó como autor del robo en el juicio. El payaso también ha querido agradecer personalmente al niño que confió en él todo el tiempo y que finalmente ha demostrado su inocencia.

more recommended stories